Fotografia post mortem en mexico


fotografia post mortem en mexico Autoras

Vanesa Gaido y

.

En el presente artículo intentaremos realizar un breve pantallazo acerca de las tareas que realizan los profesionales que se especializan en Antropología y Entomología Forense y como, la interdisciplinariedad es la que permite una identificación positiva de restos humanos, cadavéricos (con tejidos aún) o esqueletizados.

 Antropología Forense. ¿Qué estudia un Antropólogo Forense? ¿Cuándo nace la disciplina en nuestro país?

 Para introducirnos en este apasionante tema, recurriremos a diversas definiciones de autores versados en la materia, lo que nos permitirá observar cuan complicado es, aún para quienes ya tienen años dedicándose a la disciplina definirla de manera “universal”. Vale aclarar, para aquellos que desconocen el valor que tiene la adjetivación “forense” a cualquier ciencia, que aplica para los estudios de casos cuyos resultados luego serán utilizados como evidencia en causas y procesos judiciales.

 El Dr. Rodríguez Cuenca define a la Antropología Forense citando a T. Dale Stewart (1979) como “[…] la rama de la antropología física que con fines forenses trata de la identificación de restos más o menos esqueletizados, humanos o de posible pertenencia humana […]” (1994:5) Utiliza, también, la definición aportada por el reconocido especialista en esta materia, el  Dr. Clyde Snow (fundador del Equipo Argentino de Antropología Forense, al que nos referiremos más adelante) quien define al proceso que utiliza la Antropología Forense como “osteo-biografía […] incluye, además del proceso de identificación (sexo, edad, filiación racial, talla, proporciones corporales) la determinación de las causas y circunstancias de muerte, equivalente a la reconstrucción de la biografía biológica ante-mortem del individuo […] sus enfermedades y hábitos profesionales […]” (1994:5)

 El Dr. José Reverte Coma se refiere a la misma en éstos términos “[…] tiene principalmente como fines el estudio de los restos óseos esqueléticos con objeto de llegar a la identificación personal, averiguar la causa de muerte, la data de la muerte, la edad, raza, sexo, estatura del objeto, marcas profesionales, antiguas lesiones óseas, estudio de la cavidad bucal (verdadera caja negra del cuerpo humano) y todo cuanto sea posible  para proporcionar información a los investigadores […] Además la Antropología Forense estudia al sujeto vivo y sus características biotopológicas. [el cadáver] puede llegar en muy diversos estados de descomposición, momificación adipocira, putrefacción o […] esqueletizados” (1999:39,40)

esqueleto_Gabriel Rosa

Esqueleto ©

 El Dr. Israel Lara Barajas nos dice “[…] para el Equipo de Bioarqueología de la Dirección de Antropología Física del Instituto Nacional de Antropología e Historia, es necesario hacer hincapié que el término ´antropología forense´ involucra a las disciplinas antropológicas en general […] a la arqueología, la antropología física y la antropología cultural dentro del ámbito forense […] en la práctica la aplicación de las otras disciplinas es indispensable. Se auxilia con las técnicas de la tafonomía […] en la investigación del proceso tanatológico […] el uso de modelos tafonómicos en el análisis de contextos forenses permite estimar el tiempo transcurrido desde la muerte, reconstruir las circunstancias antes y después de la depositación del cadáver y discrimina los factores en los restos humanos que son producto de la conducta humana de aquellos producidos por sistemas biológicos, químicos, físicos y geológicos.” (2009: 9,10)

 En tanto la Dra. Karen Ramey Burns nos dice que “La Antropología Forense es la disciplina que aplica el saber científico de la Antropología Física y de la Arqueología a la recogida y análisis de la evidencia legal. […] arrancó como subcampo de la Antropología Física pero ha evolucionado hacia un cuerpo de conocimiento distinto que abarca muchos aspectos de la Antropología, la Biología y la Ciencias Físicas. La recuperación, descripción e identificación de restos esqueléticos humanos es la principal labor del antropólogo forense […] opera en casos individuales, desastres colectivos, restos históricos y evidencias internacionales de transgresión de los Derechos Humanos.”

 Y, de esta manera, podríamos seguir citando autores especializados en el tema que nos darán, desde su particular enfoque (producto del área específica a la que se dediquen) una definición propia acerca de esta disciplina. ¿Por qué era importante realizar una aproximación a la tarea del antopólogo forense? Porque los cadáveres, luego de su enterramiento y dependiendo de las circunstancias medioambientales en que este ocurra, transitan por diferentes fases tanatológicas hasta convertirse en “restos óseos”, que son los que, en definitiva, va a estudiar la antropología forense con diversos fines: el más significativo es el que tiene relación directa con la identidad del individuo en cuestión; determinar la causa de la muerte, el tiempo transcurrido entre este suceso y su descubrimiento, etc., es por eso que la Antropología Forense se vale de las técnicas de la Arqueología para exhumar los restos, de la Tafonomía para determinar los procesos medio ambientales ocurridos, todos los procesos post depositacionales que se desarrollan tanto en el organismo como en el medio en el que se halla, establecer si esos huesos pertenecen a un ser humano o a un animal (en algunos casos es complejo determinarlo) y de los protocolos de Medicina Legal propios de cada país para desarrollar la tarea que les compete. Determinar todos los indicadores mencionados implica el trabajo interdisciplinario en el que intervienen instituciones y profesionales de diversas áreas. Un antropólogo forense preparado deber tener un amplio conocimiento, no solo de osteología, sino de anatomía humana (puesto que cada músculo, por ejemplo, deja marcas particulares en los huesos, producto de las inserciones de los mismos y del “desgaste” que produce el movimiento de estos sobre los huesos) y, aquí nos adentramos en el otro tema que nos convoca en este artículo, saber acerca de los procesos post mortem que se producen en los organismos luego de la muerte, estos procesos involucran pequeños mamíferos (que van a dejar su “huella” en los huesos y habrá que distinguirlas de aquellas otras “marcas” que hablábamos más arriba) y de los microorganismos e insectos que se suceden de manera inmediata al deceso.

clydesnow

Dr. Clyde Snow

 En la Argentina la disciplina nace en el año 1983 de la mano del reconocido Dr. Clyde Snow, quien formó el Equipo Argentino de Antropología Forense; hoy mundialmente solicitado para el trabajo en áreas de desastres masivos, reconocimiento de víctimas de genocidios y crímenes de Lesa Humanidad. La dictadura militar que estuvo al mando del gobierno de nuestro país entre los años 1977 y 1982, dejó un saldo de, al menos, 30.000 desparecidos; muchos de ellos eran fusilados y enterrados masivamente en los cementerios municipales en fosas comunes bajo la denominación NN. Una vez que asume la presidencia Raúl Alfonsín comenzaron a “encontrarse” estas fosas y mucha de la evidencia que había en ellas fue mal recogida o destruída por el empleo de los métodos equivocados de recolección de los mismos (utilizaban palas mecánicas para sacar la tierra, lo que provocaba, no solo la rotura de los restos óseos, sino la imposibilidad de estudiar su ubicación “in situ”, la única manera de intentar armar el esqueleto completo de cada individuo). El Dr. Snow entrenó a un grupo de antropólogos en las técnicas adecuadas para la recolección de los restos (técnicas de la arqueología), estudio de la evidencia medio ambiente (disposición de los cuerpos, estado de la tierra, procesos post depositacionales etc.), manejo y transporte de las muestras y su posterior trabajo en laboratorio (análisis de ADN, grupo sanguíneo, estudio radiográfico, análisis isotópico, análisis microestructural –dientes, huesos pequeños-, análisis del cabello, superposición de fotos, entrevistas con los familiares, reconstrucción ante mortem, etc.)

¿Qué estudia un Entomólogo Forense y cómo se articula su trabajo con el del Antropólogo Forense?

 A partir del momento de la muerte comienzan una serie de fenómenos de naturaleza química y bacteriana conocidos como putrefacción; este cuerpo sin vida se transforma en un ecosistema dinámico al que van asociados una serie de organismos necrófagos, necrófilos, omnívoros y oportunistas que se van sucediendo dependiendo de factores internos (microbianos, estado de nutrición del cuerpo) o externos (temperatura exterior, humedad, etc.)

 Esquemáticamente, la putrefacción se ha dividido en períodos  cuya finalidad es orientadora: autolisis, transformaciones fermentativas, cromático, enfisematoso, colicuativo y esqueletización. Estas fases, no siempre se suceden en forma precisa, pueden variar dependiendo del lugar en el que permanezca el cadáver y de las características pre mortem del sujeto: en sitios con temperaturas elevadas los procesos se aceleran, en regiones frías se frenan y llegan a detenerse, en un medio seco no se produce la putrefacción, en regiones húmedas el proceso se favorece o se dirige hacia la formación de adipocira, si el sujeto muere emaciado (con una delgadéz mórbida) puede llegar a momificarse rápidamente, al contrario, en casos en los que había gran cantidad de grasa en el cuerpo la putrefacción se acelera.

 El “cronotanato-diagnóstico” ha sido estudiado por numerosos autores quienes han denominado a esa fauna “trabajadores de la muerte” o “escuadrones de la muerte” (Orfila, Mengin, Leclercq – Reverte Coma, 1999:400)

Musca domestica - Laura Blanco

 Las “escuadras” se componen de la siguiente manera (Reverte Coma, 1999:408-410):

 

–              I Escuadra: Dípteros, Tachinidos y Anthomidae

 –              II Escuadra: Tachinidos

 –              III Escuadra: Coleópteros y Lepidópteros

 –              IV Escuadra: Dípteros y Coleópteros

 –              V Escuadra: Dípteros y Coleópteros

 –              VI Escuadra: Acaridae

 –              VII Escuadra: Coleópteros y Lepidópteros

 –              VIII Escuadra: Coleópteros

 

La muda que realizan estos insectos (es el acto de liberarse del exoesqueleto para, mediante la intervención de hormonas particulares, formar un nuevo exoesqueleto) constituye el exuvio que, siendo hallado en el cadáver, permite diagnosticar la especie del insecto y a partir del ello aproximarse al tiempo o data de la muerte.

 Los primeros insectos en aparecer en el cadáver son los Dípteros del género Musca. El Dr. Reverte Coma, especialista español en Antropología Forense nos dice “[…] la identificación de las especies animales en la fauna cadavérica, la determinación de la edad de cada uno de los estadíos que en ella encontramos tiene mucha importancia para establecer la data de la muerte (cronotanato-diagnóstico). La obtención  de muestras de insectos vivos y muertos y sus larvas y exuvios, así como señalar el lugar del cuerpo del que han sido obtenidos es parte de la investigación de los restos cadavércos que llegan al Laboratorio de Antropología Forense […] también es importante determinar en forma aproximada la cantidad de cada una de las especies y […] del ph del cadáver, así como guardar las muestras vivas y muertas en los tubos debidamente etiquetados […] las larvas y los insectos adultos sirven de indicadores.”(1999:449) Esto último hace referencia a la posibilidad de determinar el lugar en el cual estuvo el cuerpo, la fauna cadavérica indicará si se encontró expuesto al aire libre, bajo tierra o en lugares cerrados. Información fundamental para poder realizar una cronología que permita reconstruir el momento y la causa de muerte, sobre todo si se trata de restos NN y que sufrieron muerte violenta.

 Dentro de la denominada III Escuadra encontramos un insecto muy particular al que queremos hacer referencia, puesto que presenta una peculiaridad que lo ha transformado en una herramienta de trabajo dentro de los laboratorios: Dermestes lardarius.

D. lardarius - Vanesa Gaido

Dermestes lardarius © Vanesa Gaido

 Son coleópteros que ingresan en la escena cadavérica en el momento en que se producen ácidos grasos por la saponificación de las grasas, esto ocurre, aproximadamente (dependiendo de las condiciones medioambientales) entre los 3 y los 6 meses luego de la muerte. Miden entre 6 y 7 mm, su desarrollo se favorece cuando el clima es cálido y pueden llegar a tener hasta 30 mudas antes de llegar al estado de adultéz. Luego del apareamiento las hembras, que sobreviven al macho, depositan sus larvas en aquellas sustancias que le van a servir de alimento; éstas, a pesar de  su pequeño tamaño pueden devorar toneladas de alimento en muy poco tiempo: en épocas de calor intenso llegan a consumir un cadáver y reducirlo a esqueleto en tan solo 24 hs. Los laboratorios de la Smithsonian Institution of Washington utilizan a estos insectos (colocados en cámaras especialmente preparadas) para llevar a estadío de esqueletización los cadáveres de los animales.

Conclusiones

 Luego de lo expuesto estamos en condiciones de afirmar que el aporte de la Entomología Forense a los análisis antropológicos forenses revisten suma importancia para extraer información tan relevante como:

 

–           Datación de la muerte a través de la fauna cadavérica, determinación del intervalo post mortem

 –           Determinación de la época del año en que se produjo la muerte

 –           Determinación de si hubo o no traslado del cuerpo

 –           Fiabilidad y apoyo a otros medios de datación forenses

 –           Toxicología

 

No descartamos el aporte de otras disciplinas que trabajan en conjunto para el esclarecimiento de las causas de muerte, sobre todo cuando se trata, como ya lo mencionamos, de muertes violentas, genocidios, crímenes de Estado, etc., pero el presente artículo prentendía dar un pantallazo breve acerca del trabajo de dos disciplinas que se complementan al momento del análisis en laboratorio. Quienes elegimos especializarnos en la Antropología Forense sabemos que debemos estar preparados para “hacer hablar a los huesos o al cuerpo”, y reviste fundamental importancia el hecho de tener en claro que sin interdisciplinariedad es imposible conseguir resultados positivos. Es una ciencia fascinante, porque, bien empleada se convierte en una herramienta primaria para dar voz a quien ya no la tiene, para restituir adecuadamente los restos óseos a sus familiares (lo que implica un movimiento emocional enorme), para colaborar a resolver homicidios y muertes dudosas, pero sobre todo, para exponer la impunidad en la que creen poder esconderse muchos de los estados que cometieron crímenes de Lesa Humanidad (Latinoamérica y muchos países del este de Europa presentan, lamentablemente, un vasto campo de trabajo en este punto).

 Para dar por finalizado el artículo, nos permitimos una pequeña licencia personal: tomaremos prestadas las palabras de Andrea, Julián y Diego, hijos de Lidia N. Massironi, desaparecida argentina e identificada por el Equipo Argentino de Antropología Forense (Cohen, 1992, contraportada)

 “¿Por qué borrar las marcas de la historia dejando al cuerpo sin nombre y al nombre sin cuerpo? ¿Qué es la muerte sino algo que oye sin responder, guardando siempre un secreto mudo, vacío? Hilvanar muerte, huesos y un nombre en una sepultura, luego de quince años, luego de haber sido amputado el culto y el llanto, hace que la carne, ya ausente, se encarne en una historia silenciada tanto como profanada. ¿Puede alguien detenerse y dejar que sus muertos sean un puro desecho al abono de la tierra? ¿Qué es la sepultura sino preservar del olvido a un cuerpo por ser aquél que perteneció a un padre, a una madre, a un hijo? ¿Es lícito privar al muerto y a quien lo llora de esta única relación conservable? Para Sade, aquel marqués erigido como paradigma de la perversión, matar a un muerto era el crimen absoluto. Al cuerpo lo trasciende la memoria de los vivos, y el lacrado de ella son los símbolos con que se lo honra. El culto mutilado en la figura del desaparecido consuma este crimen, entre otros. Y borradas las marcas del duelo, tampoco hay crimen ni castigo; muerte completa no sólo del cuerpo sino también de su historia. Cadáver reducido a carroña, el cuerpo que fue de alguien, priva-do de tumba, de conmemoración y de nombre” […] Hoy hay quienes, trabajando en la identificación de sus cuerpos que se encuentran anónimos en fosas comunes, los extraen de la tierra que finalmente los hubiese fundido con la nada, para devolverlos a la cultura. Quizás escribiendo su nombre sea posible humanizarlos en las encrucijadas de la historia”.

Portada: Demestes Lardarius Larva © Laura Blanco

Bibliografía

  • Rodríguez Cuenca, José Vicente Introducción a la antropología Forense. Análisis e identificación de restos óseos humanos. Departamento de Antropología, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 1994.
  • Ferllini Timms, Roxana Principios de Arqueología Forense. Editorial Universidad Estatal a Distancia, San José, Costa Rica, 1993.
  • Reverte Coma, José Antropología Forense. Ministerio de Justicia, Secretaría General Técnica, Centro de Publicaciones, Madrid, 1999.
  • Ramey Burns, Karen Manual de Antropología Forense. Ediciones Bellaterra S.L., Barcelona, 2008.
  • Font Riera, Gabriel Atlas de medicina legal y forense. J. M. Bosch Editor, Barcelona, 1996.
  • Jiménez Rodríguez, Gloria Manual para la identificación de Cadáveres. Colombia, 2005.
  • Lara Barajas, Israel Fundamentos de antropología forense. Técnicas de prospección, exhumación y análisis de restos óseos en casos forenses.Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, 2009.
  • Cohen Salama, Mauricio Tumbas anónimas. Informe sobre la identificación de restos de víctimas de la represión ilegal. EAAF, Catálogos Editora, Buenos Aires, 1992.
  • Kenzer, Udo Compendio de métodos antropológicos forenses. CAFCA, Guatemala, 2006.
  • Torres, Jésica; Zimman, Sabrina; et al Entomología forense. Revista del Hospital Ramos Mejía, Edición Electrónica, Vol. XI, Nº 1, 2006
  • Ciminari, Noelia; Deitos José; et al Entomología forense. Laboratorio de Entomología Forense del MACN, Argentina, ¿?
  • Oliva, Adriana Entomología forense. La utilidad de los artrópodos en las investigaciones forenses. Laboratorio de Entomología Forense del MACN, Argentina, ¿?



Related News


Target photo developing coupons
Teaching photography in high school
Canon portrait photography lenses
Win a free makeover and photoshoot
Moment photo editor online
Lauren german photo gallery